Entrevistando a

Giovanna Andrade

“El arte es fundamental para llegar a las personas”

  • giovana-andrade
  • Esta guayaquileña se ha destacado con su actuación en importantes trabajos para cine, televisión y teatro. En esta ocasión estará en el Teatro Sánchez Aguilar para interpretar el papel de Manuelita Sáenz en Guayaquil, una historia de amor.

¿Por qué decidiste ser un emblema femenino en el arte y, específicamente, a través del teatro?

Mi vida me ha llevado a esto. Yo sólo sentí que debía hacerlo, que era lo mejor que podía hacer porque cuando lo hago me siento viva y me apasiona. Es el camino que la vida me ha puesto por delante. El ser actriz no es una carrera fácil, aunque ninguna lo es cuando quieres que las cosas sean perfectas.


¿Crees tú que a través del arte y, en tu caso, de la actuación, podemos luchar por la libertad?

Totalmente. Con el arte, podemos obtener todo lo que nos pongamos como objetivos. Podemos sensibilizar a otros y obtener resultados nuevos. El arte es fundamental para llegar a las personas y poder culturizarlas. Con esta obra, por ejemplo, aparte de hacer arte, se recuerda la historia. Podremos ver escenas que probablemente no pasaron, pero que valorizarán igualmente a los personajes e incentivarán al público a investigar y a reflexionar

¿Cómo te sientes con respecto a tu papel en Guayaquil, una historia de amor?

Estoy muy contenta y siento que tengo una gran responsabilidad. Para mí, el personaje más interesante e importante de mi carrera hasta hoy es Manuelita Sáenz. Desde temprana edad, mi abuela nos contaba muchas historias sobre ella, porque es un referente de la mujer que históricamente era feminista y luchó mucho por nuestros derechos. Y nos contaba estas historias para marcarnos y para respaldar la fuerza de la mujer y su importancia en la sociedad actual. Tengo un gran respeto por Manuelita Sáenz. Es una mujer que existió y a la cual tengo que conocerla por medio de biografías, ya que debo saber cómo actuó en determinadas circunstancias. Sé que fue una mujer pasional no sólo en la política, sino como ser humano, como mujer enamorada.

¿Cuál crees que es la fuerza que la mueve a Manuela?

Creo que su motor era la pasión y sobre todo la pasión por la libertad. Su madre murió en su tierna infancia, lo que causó que el padre de Manuela la enviara a un convento, por lo que sus principios están muy ligados con la religión católica. Esto debió haberla hecho una mujer creyente y buena. En su adolescencia, vuelve a vivir con su padre y llega a un ambiente de aristocracia, donde pudo aprender muchísimo de política. Era una mujer que sabía leer y escribir y siempre quería saber más y de ahí nace su rebeldía. Desde esta casa veía manifestaciones, veía a los criollos defenderse y proclamarse. Es más, su mamá era criolla. Creo que de eso nacen sus ganas de tener independencia. Independencia de su padre, de Quito, del Ecuador en el que nació.

¿Y tú si crees que la historia de una región pudo estar determinada por una historia de amor?

Yo le tengo más respeto a la mujer que al diablo. Yo creo que la mujer tiene mucha potencia, mucha influencia, y que si todas supiéramos esto, el rumbo de la historia mundial hubiese sido diferente. Estoy más que convencida de que en la reunión entre Bolívar y San Martín, Manuelita tuvo poder de decisión. Además, me parece que la posibilidad de que el rumbo de la historia haya sido cambiado por una historia de amor es muy sorpresiva y emocionante.

Facebooktwittermail